Blogia
guionesdealmodovaralpormayor

Galaxias al borde de una Guerra

Hace mucho tiempo en un barrio muy, pero que muy bajero, un proxeneta amante del cuero secuestra a una chica de la Moraleja para torturarla y vejarla, ya que se supone que ella tiene en sus manos un informe en el que involucra al pervertido en un asunto de prevaricación y soborno que conllevaría el cierre inmediato de su club nocturno "La Estera de la Muerta". Antes de que sea capturada y violada, dos travestorras de diseño, amigas de la prota, son enviadas a la búsqueda del antiguo socio del proxeneta que, en un arrebato de bondad, se convirtió al catolicismo más ortodoxo y que ahora tiene ataques de visiones marianas en su granja new age.

Como las dos travestorras son un poco bobas y malhumoradas, acaban peleándose en las inmediaciones de la Casa de Campo, y son capturadas por unos enanitos del circo más próximo, que las obligan a prostituírse. Acaban por ser clientes del tío de Lucas, un joven mecánico que tiene una grúa pirata en la M-30. La travestorra enana y botijera cautiva al joven y se las apaña para que la siga cuando ella se fuga. Lucas y la travestorra espigada se lanzan en su búsqueda por los tórridos paisajes del Madrid Sur, donde son atacados por una panda de skins ocupas del Cerro de los Ángeles. Cuando están a punto de sucumbir, aparece el proxeneta que en un arrebato de bondad se convirtió al catolicismo más ortodoxo y que ahora tiene ataques de visiones marianas en su granja new age, y les salva.

Mientras, en otra parte de la comunidad, los macarras del proxeneta amante del cuero dan con la pista de las travestorras y capturan a los enanos del circo y a los tíos de Lucas, y los sacrifican a todos en una barbacoa comunitaria, acompañados de churros con chocolate. Lucas, de vuelta a casa, descubre no haber sido invitado a la barbacoa y se indigna tanto que rompe todos los bonobús y decide irse de viaje, de gorra, con el proxeneta que en un arrebato de bondad se convirtió al catolicismo más ortodoxo y que ahora tiene ataques de visiones marianas en su granja new age, al rescate de la niña pija de la Moraleja.

Su primera escala es una barra americana donde conoce a un camionero y su compañera: una bulímica con problemas hormonales que dejó de utilizar cera en su más tierna juventud, pero que lleva muy dignamente su hirsutismo. Se fugan por los pelos de la hirsuta de los macarras del proxeneta amante del cuero, que les seguía la pista. Sin saber muy bien cómo, acaban en el parking de La Estera de la Muerta y, disfrazados de macarras, lo gran rescatar a la pija de la Moraleja, pero en el intento el proxeneta que en un arrebato de bondad se convirtió al catolicismo más ortodoxo y que ahora tiene ataques de visiones marianas en su granja new age se esfuma tras una sesión sado con el proxeneta amante del cuero. Nuestros héroes se refugian en el scotch-bar más próximo y son amenazados por los tubos de neón de La Estera de la Muerta.

Organizando a toda la clientela y personal, se van todos armados con rulos y vibradores para derribar el antro del proxeneta amante del cuero. Al final, Lucas, agotado por la batalla, reposa sobre una pared maestra y consigue el derribo del club nocturno. Finalmente, el proxeneta amante del cuero queda orbitando con el depósito lleno en la M-40, ya que todas las salidas están en obras. Nuestros héroes se van de juerga al Cine Carretas.

Esta historia nos ha llegado por cortesía de ¡¡Las Cinco en Punto!! y fue originalmente publicada en http://es.geocities.com/ztipud/cutSW.htm
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

link
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres